FANDOM


Stma. Trinidad 1

La Santísima Trinidad, cuyo significado proviene de la palabra latina “trinitas”, que significa “tres” y “triada” (ACI Prensa, 2017), es el dogma del cristianismo católico. Su concepto se puede resumir en lo siguiente: Dios, indivisible por naturaleza, se conforma de tres personas divinas (Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espiritu Santo), las cuales son todas el mismo ser; pero ninguna es lo mismo que la otra, con lo que el Padre no es igual al Hijo, ni el Hijo igual al Espiritu, ni el espiritu igual al Padre.

El término fue utilizado por primera vez por Teófilo de Antioquía alrededor del año 170. 

Apologética

Según los católicos está doctrina sigue el concepto de monoteismo judio que se encuentra en el antiguo testamento.

Para afirmar, primeramente, la divinidad del Padre, usan lo narrado en las epistolas a los Corintios: ¡Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de los misericordias y Dios de toda consolación (…)” (II Cor. 1: 3).

También se encuentra en Efesios 4: 5-6 "Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que está por encima de todos, que actúa por todos y está en todos.

La proclamación de que Jesús es también Dios se argumenta en lo que se encuentra en el Nuevo Testamento: En el principio era la Palabra, y la Palabra estaba ante Dios, y la Palabra era Dios (…) Y la Palabra se hizo carne, puso su tienda entre nosotros, y hemos visto su Gloria: la Gloria que recibe del Padre el Hijo único, en él todo era don amoroso y verdad”. (Jn. 1: 1, 14)

Otro argumento de la divinidad de Jesús la encontramos en Juan 20:27-28 "Después dijo a Tomás: ‘Pon aquí tu dedo y mira mis manos; extiende tu mano y métela en mi costado. Deja de negar y cree’. Tomás exclamó: ‘Tú eres mi Señor y mi Dios’”. (Jn. 20: 27-28)

Y el último, el Espiritu Santo, es retratado también en la Trinidad de acuerdo a lo dicho en los Hechos de los Apostoles 13:2 "Mientras celebraban el culto del Señor y ayunaban, el Espíritu Santo dijo: ‘Separadme a Bernabé y a Saulo para la obra a la que los he llamado".

La declaración de estos dogmas anteriores llaman a gritos el probar de que no se está dividiendo al Dios de los judios, ya que esto destruiria la veracidad de la Palabra y los convertiria en idolatras.

Los católicos se escudan con Mt 11:25-27 "En aquella ocasión Jesús exclamó: ‘Yo te alabo, Padre, Señor del Cielo y de la tierra, porque has mantenido ocultas estas cosas a los sabios y entendidos y las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, pues así fue de tu agrado. Mi Padre ha puesto todas las cosas en mis manos. Nadie conoce al Hijo sino el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquellos a quienes el Hijo se lo quiera dar a conocer”. (Mt. 11: 25-27).

De acuerdo a ACI Prensa, con lo referente a la distinción de estas tres personas: "El hecho de que Jesús no es la misma persona que el Espíritu Santo se revela cuando Jesús -que ha estado funcionando como Paráclito (en griego, Parakletos) de los discípulos- dice que va a orar al Padre y el Padre les dará “otro Paráclito", que es el Espíritu Santo. Esto demuestra la distinción de las tres Personas: Jesús que ora; el Padre que envía; y el Espíritu que viene".

Un último concepto es el de como estas tres personas proceden de cada una. El concepto se puede resumir de la siguiente manera: el Padre no procede de nadie, ya que esto conduciría a un conflicto teologico. El Hijo procede del Padre. El Espiritu Santo (a diferencia del dogma que afirman los cristianos ortodoxos) procede de ambos, Padre e Hijo.